Sarampión

 

Enfermedad infecto-contagiosa causada por el Virus del Sarampión.

Causas

 

El sarampión es causado por un virus de la familia de los Paramixovirus, y normalmente se suele transmitir a través del contacto directo y por aire. Mediante fluidos nasales, de la boca o la garganta de una persona infectada, que estornuda o tose.

El virus infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo. Se trata de una enfermedad humana que no afecta a los animales. Generalmente, el sarampión se contrae durante la infancia, entre los 12 meses y los 4 años. 

Síntomas

 

Los síntomas generalmente comienzan de 8 a 12 días después de la exposición al virus (período de incubación).

La erupción cutánea a menudo es el síntoma principal. Se describen a continuación sus características:

  • Aparece generalmente de 3 a 5 días después de los primeros signos de la enfermedad.

  • Puede durar de 4 a 7 días.

  • Por lo regular empieza en la cabeza y se extiende a otras zonas, desplazándose cuerpo abajo.

  • Puede aparecer como zonas planas y decoloradas (máculas) o zonas sólidas, rojas y levantadas (pápulas) que después se juntan.

  • Produce prurito o picazón.

Otros síntomas, pueden incluir:

  • Ojos rojos.

  • Tos

  • Fiebre

  • Sensibilidad a la luz (fotofobia).

  • Dolor muscular.

  • Enrojecimiento e inflamación de los ojos (conjuntivitis).

  • Congestión nasal.

  • Dolor de garganta.

  • Manchas de Koplik: Lesiones pequeñas e irregulares de tipo granular, de color rojizo con el centro blanco-azuláceo, aparecen en la mucosa oral. Es un signo patognomónico (característico) del Sarampión.

Tratamiento

 

No existe ningún tratamiento antiviral específico contra el virus del sarampión.

Las complicaciones graves del sarampión pueden evitarse con un tratamiento de apoyo que garantice una buena nutrición, una ingesta suficiente de líquidos y el tratamiento de la deshidratación con las soluciones de rehidratación oral. 

Se deben prescribir antibióticos para tratar la neumonía y las infecciones de los oídos y los ojos.

Todos los niños diagnosticados de sarampión deben recibir dos dosis de suplementos de vitamina A con un intervalo de 24 horas entre ambas. Este tratamiento es eficaz para restaurar los niveles de vitamina A, que durante la enfermedad suelen ser bajos, y puede ayudar a prevenir las lesiones oculares y ceguera. Además, se ha demostrado que los suplementos de vitamina A reducen la mortalidad por sarampión en un 50%.

Prevención 

 

La vacunación sistemática de los niños contra el sarampión, combinada con campañas de inmunización masiva en países con elevada incidencia y mortalidad son estrategias de salud pública fundamentales para reducir la mortalidad mundial por sarampión.  Las personas que no reciben la vacuna o que no tienen sus vacunas completas están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Nombres Alternativos

Rubéola.

Galería

Referencias

 

OMS. Sarampión. Enero de 2018.

Gershon AA. Measles virus (rubeola). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 162.

Mason WH. Measles. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 246.

Última revisión 8/31/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.