ATLAS DE LA SALUD
Resfriado

Resfriado Común

 

Es una enfermedad infecciosa viral frecuente del aparato respiratorio superior que afecta la nariz, los senos paranasales, la faringe y la laringe. Es causado principalmente por el Rinovirus, es autolimitada y puede afectar a personas de todas las edades. El virus se contagia a través del contacto con las secreciones de la persona infectada o la inhalación de sus gotitas de saliva. Los síntomas aparecen entre uno y dos días posterior al contacto.

 

Causas

 

Se denomina resfriado común por una buena razón. Hay más de mil millones de resfriados en los Estados Unidos al año. Probablemente usted y sus hijos tendrán más resfriados que cualquier otro tipo de enfermedad.

Los resfriados son la razón más común por la cual los niños faltan a la escuela y los padres a su trabajo. Los padres usualmente contraen resfriados de sus hijos.

Los niños pueden contraer muchos resfriados cada año. Por lo regular los adquieren de otros niños. Un resfriado se puede propagar rápidamente en escuelas o guarderías.

Los resfriados pueden ocurrir en cualquier momento del año, pero son más comunes en invierno o en temporadas de lluvias.

Un virus del resfriado se propaga a través de diminutas gotitas aéreas que se liberan cuando una persona enferma estornuda, tose o se suena la nariz.

Usted puede contraer un resfriado si:

  • Una persona con un resfriado estornuda, tose o se suena la nariz cerca de usted.

  • Usted se toca la nariz, los ojos o la boca después de haber tocado algo contaminado por el virus, como un juguete o el pestillo de una puerta.

Las personas son más contagiosas durante los primeros 2 a 3 días del resfriado. Un resfriado en la mayoría de los casos no es contagioso después de la primera semana.

Síntomas

 

Los síntomas del resfriado por lo regular comienzan aproximadamente de 2 a 3 días después de que usted entró en contacto con el virus, aunque podrían demorar hasta una semana. Los síntomas afectan principalmente la nariz.

Los síntomas más frecuentes del resfriado son:

  • Congestión nasal.

  • Rinorrea.

  • Carraspera.

  • Estornudo.

Los adultos y los niños mayores con resfriados generalmente tienen una fiebre baja o no tienen fiebre. Los niños pequeños a menudo tienen fiebre de alrededor 100°F a 102°F (37.7°C a 38.8°C).

Según cuál sea el virus que causó el resfriado, usted también podrá tener:

  • Tos.

  • Disminución del apetito.

  • Dolor de cabeza.

  • Dolores musculares.

  • Goteo retronasal.

  • Dolor de garganta.

Tratamiento

 

La mayoría de los resfriados desaparece en unos pocos días. Algunas medidas que usted puede tomar para cuidarse con un resfriado incluyen:

  • Descansar mucho y beber líquidos en abundancia.

  • Los medicamentos para los resfriados y la tos de venta libre pueden ayudar a aliviar los síntomas en adultos y niños mayores. No hacen desaparecer el resfriado con más rapidez, pero pueden ayudarle a sentirse mejor. Estos medicamentos de venta libre no se recomiendan para niños menores de 4 años de edad.

  • Los antibióticos no deben utilizarse para tratar un resfriado común.

  • Se han probado muchos tratamientos alternativos para los resfriados, como la vitamina C, los suplementos de zinc y la equinácea. Hable con su proveedor de atención médica antes de probar con cualquier tipo de hierbas o suplementos.

¿Cuándo contactar a un profesional médico?

Primero intente tratar el resfriado en casa. Llame a su proveedor si:

  • Se presenta dificultad respiratoria.

  • Los síntomas empeoran o no mejoran después de 7 a 10 días.

Prevención

Para ayudar a reducir las probabilidades de resultar enfermo:

  • Lávese siempre las manos. Los niños y adultos deben lavarse las manos después de sonarse la nariz, después de cambiar pañales o ir al baño y antes de comer y preparar alimentos.

  • Desinfecte el ambiente. Limpie las superficies de contacto común (como manijas de los lavamanos, pestillos de las puertas y esteras para dormir) con un desinfectante.

  • Escoja clases de guarderías más pequeñas para sus hijos.

  • Use desinfectantes de manos instantáneos para detener la propagación de microbios.

  • Utilice toallas de papel en lugar de compartir toallas de tela.

El sistema inmunitario ayuda al cuerpo a combatir infecciones. A continuación se presentan formas de reforzar el sistema inmunitario:

  • Evite el tabaquismo pasivo. Este es el responsable de muchos problemas de salud, incluso los resfriados.

  • NO use antibióticos si no se necesitan.

  • Amamante a los bebés en lo posible. Se sabe que la leche materna protege contra infecciones de las vías respiratorias en los niños, incluso años después haber dejado de amamantarlos.

  • Tome muchos líquidos para ayudar a que el sistema inmunitario funcione apropiadamente.

  • Tome yogur que contenga “cultivos activos”. Estos pueden ayudar a prevenir los resfriados. Los probióticos pueden ayudar a prevenir los resfriados en los niños.

  • Duerma bien.

Nombres alternativos

Infección viral de las vías respiratorias altas; Resfriado (catarro).

Galería

Referencias

 

Allan GM, Arroll B. Prevention and treatment of the common cold: making sense of the evidence. CMAJ. 2014;186(3):190-199. PMID: 24468694 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24468694.

Avner JR. Fever. In: Selbst SM, ed. Pediatric Emergency Medicine Secrets. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 13.

Centers for Disease Control and Prevention. Common colds: protect yourself and others. Updated February 6, 2016. Cdc.gov Web site. www.cdc.gov/Features/Rhinoviruses/index.html. Accessed February 1, 2017.

Hemila H, Chalker E. Vitamin C for preventing and treating the common cold. Cochrane Database Syst Rev. 2013;(1):CD000980. PMID: 23440782 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23440782.

Miller EK, Williams JV. The common cold. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 379.

Turner RB. The common cold. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 361.

Última revisión 1/26/2017

Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.