ATLAS DE LA SALUD
Reflujo

Reflujo Gastroesofágico

 

El esófago es un tubo que transporta la comida desde la boca hasta el estómago. La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) ocurre cuando un músculo al final del esófago no se cierra adecuadamente. Eso permite que el contenido del estómago regrese, o haga reflujo, hacia el esófago y lo irrite.

 

Causas

Cuando usted come, el alimento pasa desde la garganta hasta el estómago a través del esófago. Un anillo de fibras musculares en la parte inferior del esófago impide que el alimento deglutido vuelva a subir. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior (EEI).

Cuando este anillo muscular no se cierra bien, los contenidos del estómago pueden devolverse hacia el esófago. Esto se denomina reflujo o reflujo gastroesofágico. El reflujo puede causar síntomas. Los ácidos gástricos fuertes también pueden dañar el revestimiento del esófago.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo del reflujo están:

  • Consumo de alcohol.

  • Hernia de hiato (una afección en la cual parte del estómago pasa por encima del diafragma, el músculo que separa el tórax y la cavidad abdominal).

  • Obesidad.

  • Embarazo.

  • Esclerodermia.

  • Tabaquismo.

La acidez gástrica y el reflujo gastroesofágico se pueden producir o empeorar por el embarazo. Los síntomas también pueden ser causados por ciertos medicamentos, como:

  • Anticolinérgicos (por ejemplo, para el mareo).

  • Broncodilatadores para el asma.

  • Bloqueadores de los canales del calcio para la hipertensión arterial.

  • Fármacos dopaminérgicos para el mal de Parkinson.

  • Progestágeno para el sangrado menstrual anormal o el control natal.

  • Sedantes para el insomnio o la ansiedad.

  • Antidepresivos tricíclicos.

Si usted sospecha que uno de los medicamentos le puede estar causando acidez gástrica, hable con su proveedor de atención médica. Nunca cambie ni suspenda un medicamento que usted tome regularmente sin hablar con su proveedor de atención médica.

 

Síntomas

 

Los síntomas más característicos del ERGE son los siguientes:

  • Acidez y/o la regurgitación ácida. La acidez es una sensación de ardor, también conocida como pirosis, que se siente detrás del esternón, y aparece cuando el contenido gástrico pasa al esófago produciendo una irritación de la mucosa. La regurgitación ácida en el pecho se da cuanto los fluidos gástricos ascienden, pudiendo llegar hasta la boca.

  • Otros síntomas, los cuales son menos comunes, pueden estar relacionados con esta patología como; dolor de pecho, jadeos, dolor de garganta, afonía por irritación causada por el contenido ácido en la laringe, tos, asma o dificultad respiratoria por aspiración de ácido por la vía respiratoria, entre otros.

 

Tratamiento

 

El tratamiento en el Reflujo Gastroesofàgico va a variar mucho según la persona. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen y mejorar mucho cuando se reducen o eliminan aquellos estilos de vida o  factores dietéticos causantes de su sintomatología.

Consejos y recomendaciones orientados a establecer hábitos que faciliten y mejoren las digestiones, evitando los gases y los alimentos irritantes o excitantes que pueden empeorar la situación:

  • Dieta variada y equilibrada, con un contenido alto de fruta, verdura y fibra vegetal de cereales y legumbres.

  • Distribuir la ingesta total del día en 5 tomas, mejor que 3, para evitar picar entre horas. Comer lentamente y masticar bien los alimentos.

  • Evita el café, tanto con cafeína como descafeinado, ya que aumenta la acidez del estómago y es un alimento excitante. En su lugar se recomienda infusiones como; Manzanilla, anís verde, melisa, naranjo amargo o azahar, tomillo, hierba luisa o lúpulo.

  • Evita las comidas y las bebidas que favorecen la relajación del EEI como las grasas (especialmente fritos), pimienta y especias, chocolate, alcohol, bebidas con gas, café, frutos cítricos, tomate y productos mentolados.

  • Evita el consumo de alimentos que irriten la superficie del esófago como ciertos condimentos (vinagre pimienta, pimentón, guindilla…) y alimentos ácidos (tomate, frutas o zumos cítricos).

  • Evita comidas copiosas y alimentos ricos en grasa. Son difíciles de digerir y retrasan el vaciado gástrico y aumentan la inflamación de la mucosa gástrica como las salsas y los guisos.

  • Evita el consumo de carminativos (ajo, elhinojo, la menta, la albahaca, el cilantro, la cebolla, la zanahoria, la nuez moscada o la salvia).

  • Aumentar la ingesta de ácidos ω–3 y ω-6 por su acción antiinflamatoria.

  • Otros consejos:

    • Cenar mínimo 2- 3 horas antes de ir a dormir. Elevar la cabecera de la cama unos 10 cm para conseguir una inclinación mínima de todo el tronco que evite aumentar el riesgo de reflujo.

    • No utilizar ropa ajustada, principalmente después de las comidas.

    • No tumbarse justo al acabar de comer.

    • No fumar.

    • Si identificas que una de las causas puede ser el estrés por nerviosismo, intenta mejorar actitudes, pensamientos o realizar alguna terapia relajantes (yoga, meditación, plantas relajantes).

  • Evita cocciones que irritan la mucosa del aparato digestivo como las planchas, los fritos. Da preferencia a cocciones como al vapor, hervido, al papillote, microondas o al horno.

  • Evita el consumo de alimentos que tengan temperaturas extremas, ni muy fríos ni muy calientes, debido a su efecto irritante sobre la mucosa del esófago.

  • Consumir los líquidos entre las comidas y no durante las mismas para evitar aumentar el volumen del estómago.

  • Perder peso en caso de presentar sobrepeso u obesidad.

 

Prevención

  • Evitar acostarse después de las comidas, por lo menos hasta que hayan pasado unas 2 horas desde la ingesta.

  • Elevar la cabecera de la cama, unos 10-15 cm. mediante la colocación de tacos de madera en las patas delanteras de la cama.

  • No coloque almohadas, porque solamente consiguen flexionar el cuello. Es necesario elevar todo el tronco superior.

  • No usar prendas ajustadas.

  • No realizar comidas muy abundantes.

  • Controlar el sobrepeso.

  • Eliminar o reducir el consumo de tabaco y alcohol.

  • Evite las comidas y bebidas que disminuyen el tono del esfínter esofágico inferior.

  • Evite agacharse o hacer ejercicio inmediatamente despues de comer.

  • Reducir el estrés.

 

Nombres alternativos

Esofagitis péptica – Esofagitis por reflujo –  ERGE –  Acidez gástrica crónica.

Galería

Referencias

Falk GW, Katzka DA. Diseases of the esophagus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 138.

Katz PO, Gerson LB, Vela MF. Guidelines for the diagnosis and management of gastroesophageal reflux disease. Am J Gastroenterol. 2013;108(3):308-328. PMID: 2341938.

Richter JE, Friedenbert FK. Gastroesophageal reflux disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 44.

Última revisión 12/8/2016

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.