ATLAS DE LA SALUD
Riñones

Nefropatía Crónica

Es una pérdida progresiva e irreversible de las funciones renales, Como consecuencia los riñones pierden su capacidad para eliminar desechos, concentrar la orina y conservar los electrolitos en la sangre.

Causas

 

La diabetes y la hipertensión arterial son las dos causas más comunes y son responsables de la mayoría de los casos.

Muchas otras enfermedades y afecciones pueden dañar los riñones, por ejemplo:

  • Trastornos autoinmunitarios (como Lupus Eritematoso Sistémico y esclerodermia).

  • Aanomalías congénitas de los riñones (como la poliquistosis renal).

  • Ciertos productos químicos tóxicos.

  • Lesión al riñón.

  • Infección y cálculos renales.

  • Problemas con las arterias que irrigan los riñones.

  • Algunos medicamentos como calmantes del dolor (analgésicos) y fármacos para el cáncer.

  • Flujo retrógrado de orina hacia los riñones.

Este padecimiento afecta a la mayoría de las funciones y de los sistemas corporales, incluso:

  • Hipertensión arterial.

  • Hemogramas bajos.

  • Vitamina D y salud de los huesos.

Síntomas

 

Los primeros síntomas de la Nefropatía Cróonica también son los mismos que los de muchas otras enfermedades. Estos síntomas pueden ser el único signo de un problema en las etapas iniciales. Los síntomas pueden incluir:

  • Inapetencia.

  • Sensación de malestar general y fatiga.

  • Dolores de cabeza.

  • Picazón y resequedad de la piel.

  • Náuseas.

  • Pérdida de peso sin proponérselo.

Los síntomas que se pueden presentar cuando la función renal ha empeorado incluyen:

  • Piel anormalmente oscura o clara.

  • Dolor de huesos.

  • Somnolencia o problemas para concentrarse o pensar.

  • Entumecimiento o hinchazón en las manos y los pies.

  • Fasciculaciones musculares o calambres.

  • Mal aliento.

  • Susceptibilidad a hematomas o sangre en las heces.

  • Sed excesiva.

  • Hipo frecuente.

  • Problemas con la actividad sexual.

  • Detención de los períodos menstruales.

  • Dificultad para respirar.

  • Problemas de sueño.

  • Vómitos.

Tratamiento

 

El control de la presión arterial retrasará un mayor daño al riñón.

  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o los bloqueadores de los receptores de angiotensina se emplean con mayor frecuencia.

  • El objetivo es mantener la presión arterial en o por debajo de 130/80 mm Hg.

Hacer cambios al estilo de vida como los siguientes puede ayudar a proteger los riñones:

  • No fume.

  • Consuma comidas con un contenido bajo de grasa y colesterol.

  • Haga ejercicio regularmente (hable con su médico o enfermera antes de empezar).

  • Tome medicamentos para bajar el colesterol, si es necesario.

  • Mantenga controlado el nivel de azúcar en la sangre.

  • Evite ingerir demasiada sal o potasio.

Siempre hable con un Nefrólogo antes de tomar cualquier medicamento de venta libre. Esto incluye vitaminas, hierbas y suplementos. Asegúrese de que todos los proveedores de atención que usted visita sepan que padece Nefrpatía.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • Medicamentos llamados fijadores de fosfato para ayudar a evitar los niveles altos de fósforo.

  • Hierro extra en la alimentación, comprimidos de hierro, hierro a través de una vena (hierro intravenoso) inyecciones especiales de un medicamento llamado eritropoyetina y transfusiones de sangre para tratar la anemia.

  • Calcio y vitamina D extra (siempre hable con su proveedor antes de tomarlos).

Su proveedor puede solicitarle que siga una dieta especial.

  • Limitar los líquidos.

  • Comer menos proteína.

  • Restringir el fósforo y otros electrólitos.

  • Obtener suficientes calorías para prevenir la pérdida de peso.

Todas las personas con Nefropaía Crónica deben mantener al día las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A.

  • Vacuna contra la hepatitis B.

  • Vacuna antigripal.

  • Vacuna contra la neumonía (PPV, por sus siglas en inglés).

Prevención

 

Para reducir el riesgo de contraer Nefropaía Crónica:

  • Mantenerse en forma y activo.

  • Controlar regularmente el nivel de azúcar en la sangre.

  • Controlar su presión arterial.

  • Llevar una dieta saludable y controlar su peso.

  • Beber mucho líquido.

  • No fumar.

  • No abusar de los medicamentos sin receta. Chequear su función renal si tiene uno o varios de los siguientes factores de riesgo: Diabetes, Hipertensión, Obesidad.

Nombres alternativos

Insuficiencia de los Riñones Crónica; Insuficiencia Renal Crónica.

Galería

Referencias

 

Fogarty DG, Taal MW. A stepped care approach to the management of chronic kidney disease. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector’s The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 62.

Quarles LD. Therapeutic approach to chronic kidney disease – mineral bone disorder. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector’s The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 63.

Ultima revisión 8/1/2017

Versión en inglés revisada por: Walead Latif, MD, Nephrologist and Clinical Associate Professor, Rutgers Medical School, Newark, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.