Bronquitis

Bronquitis

 

La bronquitis es la inflamación del tejido que recubre los conductos bronquiales, los cuales conectan a la traquea con los pulmones. Este delicado tejido que produce mucosidades, cubre y protege al sistema respiratorio, los órganos y los tejidos involucrados en la respiración. Cuando una persona padece de bronquitis, puede ser más difícil que el aire realice su recorrido normal dentro y fuera de los pulmones; los tejidos se irritan y como consecuencia, se producen más mucosidades. El síntoma más común de la bronquitis es la tos.

Causas

 

La bronquitis aguda suele ser ocasionada por virus y puede ocurrir durante o después de otras infecciones respiratorias. Los gérmenes como los virus se pueden contagiar entre las personas al toser. Igualmente, también pueden transmitirse cuando te tocas la boca, la nariz, los ojos o después de entrar en contacto con los flujos respiratorios de una persona infectada.

Fumar (incluso si es durante un período breve) y estar en contacto con humo de cigarrillos, vapores químicos y otros agentes contaminantes en el aire durante largos períodos de tiempo, expone a las personas al riesgo de desarrollar bronquitis crónica.

Algunas personas quienes padecen de brotes repetidos de bronquitis – acompañados de tos, resuellos y dificultad al respirar – puede que padezcan de asma.

Síntomas

 

La bronquitis generalmente comienza con una tos seca y molesta que es provocada por la inflamación del tejido que recubre los conductos bronquiales. Otros síntomas pueden incluir:

  • Tos que puede traer consigo mucosidades espesas de color blanco, amarillo o verdoso
  • Dolor de cabeza
  • Sensación general de estar enfermo(a)
  • Escalofríos
  • Fiebre (generalmente leve)
  • Dificultad al respirar
  • Ronquera o una sensación de opresión en el pecho
  • Resuello (sibilancias), respiración forzada

La bronquitis crónica es más común entre fumadores, aunque las personas que tienen episodios repetidos de bronquitis aguda algunas veces desarrollan la condición crónica. Exceptuando los escalofríos y la fiebre, una persona con bronquitis crónica, padece de una tos crónica, y la mayoría de los síntomas incluyen dificultad al respirar y opresión en el pecho, durante la mayor parte de los días del mes o de los meses del año.

Una persona con bronquitis crónica generalmente tarda más de lo normal en recuperarse de resfriados y otras enfermedades respiratorias comunes. Resuellos, dificultad al respirar y tos pueden convertirse en parte del vivir diario. Respirar puede llegar a convertirse en algo difícil.

En las personas con asma, los brotes de bronquitis pueden comenzar inesperadamente y provocar episodios en los que experimenten opresión en el pecho, dificultad al respirar, resuello y dificultad al exhalar (expulsar el aire). Durante un episodio severo de bronquitis asmática los conductos del aire pueden encogerse y congestionarse dificultando la respiración.

Tratamiento

 

Los principales objetivos del tratamiento de la bronquitis aguda y crónica consisten en aliviar los síntomas y hacer que sea más fácil respirar.

Si usted tiene bronquitis aguda, el médico puede recomendarle que descanse, tome muchos líquidos y tome aspirina (si es adulto) o acetaminofén para la fiebre.

Para la bronquitis aguda por lo general no se recetan antibióticos, porque los antibióticos no actúan contra los virus, que son las causas más frecuentes de la bronquitis aguda. Sin embargo, si el médico cree que usted tiene una infección bacteriana, le puede recetar antibióticos.

Con ayuda de un humidificador o de vapor se puede aflojar la mucosidad y aliviar las sibilancias y el flujo limitado de aire. Si la bronquitis causa sibilancias, es posible que usted necesite una medicina inhalable para despejar las vías respiratorias. Esta medicina se toma con un inhalador. Este dispositivo le permite a la medicina llegar directamente a los pulmones.

El médico también puede recetarle medicinas para aliviar o disminuir la tos y para la inflamación de las vías respiratorias (especialmente si la tos persiste).

Si sufre bronquitis crónica y le han diagnosticado además enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (llamada COPD en inglés), tal vez necesite medicinas para despejar las vías respiratorias y eliminar la mucosidad. Entre estas medicinas se cuentan los broncodilatadores (inhalables) y los esteroides (inhalables o en pastillas).

Si tiene bronquitis crónica, el médico puede recetarle terapia con oxígeno. Este tratamiento puede ayudarle a respirar mejor y le proporciona al cuerpo el oxígeno que necesita.

Una de las mejores formas de tratar la bronquitis aguda y crónica es eliminar lo que causa irritación y daño en los pulmones. Si usted fuma, es muy importante que deje de hacerlo.

Pregúntele a su médico qué programas y productos pueden ayudarle a dejar de fumar. Trate de evitar el humo de otros fumadores y los irritantes pulmonares como polvo, gases, vapores y contaminación del aire.

Si desea obtener más información sobre cómo dejar de fumar, consulte el artículo Smoking and Your Heart (en inglés solamente) de los Temas de salud y el libro “Your Guide to a Healthy Heart” (en inglés solamente) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI). Aunque estos recursos se centran en la salud del corazón, contienen información general sobre cómo dejar de fumar.

Prevención

La bronquitis aguda y la bronquitis crónica no siempre se pueden prevenir. Sin embargo, se pueden tomar medidas para que el riesgo de contraerlas sea menor. Lo más importante es dejar de fumar o no empezar a hacerlo.

Si desea obtener más información sobre cómo dejar de fumar, consulte el artículo Smoking and Your Heart (en inglés solamente) de los Temas de salud y el libro “Your Guide to a Healthy Heart” (en inglés solamente) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI). Aunque estos recursos se centran en la salud del corazón, contienen información general sobre cómo dejar de fumar.

Además, trate de evitar otros irritantes pulmonares, como el humo de otros fumadores, el polvo, los gases, los vapores y la contaminación del aire. Por ejemplo, cúbrase con una mascarilla la boca y la nariz cuando use pintura, removedor de pintura, barniz o cualquier otra sustancia que produzca gases intensos. Así se protegerá los pulmones.

Lávese las manos con frecuencia para disminuir la exposición a todo tipo de microbios. Tal vez el médico le recomiende que se ponga la vacuna contra la gripe todos los años y la vacuna contra la neumonía.

Galería

Referencias

 

Referencias

Davids S, Schapira RM. The respiratory system: acute bronchitis. In: Bope ET, Kellerman RD, eds. Conn’s Current Therapy 2016. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 6.

Ferri FF. Acute bronchitis. In: Ferri FF, ed. Ferri’s Clinical Advisor 2016. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:section 1.

Walsh EE. Acute bronchitis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 66.

Ultima revisión 1/30/2016

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.