ATLAS DE LA SALUD
Amigdalitis

Amigdalitis

 

Es la inflamación de las amígdalas, dos masas de tejido de forma ovalada situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta. Los signos y síntomas de la amigdalitis comprenden hinchazón de las amígdalas, dolor de garganta, dificultad para tragar y sensibilidad de los ganglios linfáticos a los lados del cuello.

Causas

 

La amigdalitis es extremadamente común, sobre todo en niños. Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros microorganismos para prevenir infecciones en el cuerpo.

Las amígdalas pueden llegar a estar tan inundadas por infecciones bacterianas o virales que se hinchan e inflaman, causando amigdalitis. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando inflamación de la faringe. La faringe se encuentra en la parte posterior de la garganta entre las amígdalas y la laringe.

Síntomas

 

La amigdalitis afecta con mayor frecuencia a niños entre la edad preescolar y mediados de la adolescencia. Algunos signos y síntomas frecuentes de la amigdalitis son los siguientes:

  • Amígdalas rojas e inflamadas.

  • Parches o recubrimientos blancos o amarillos en las amígdalas.

  • Dolor de garganta.

  • Dificultad o dolor al tragar.

  • Fiebre.

  • Glándulas sensibles y dilatadas (ganglios linfáticos) en el cuello.

  • Una voz rasposa, apagada o ronca.

  • Mal aliento.

  • Dolor estomacal, en especial en los niños pequeños.

  • Rigidez en el cuello.

  • Dolor de cabeza.

En los niños pequeños que no son capaces de describir cómo se sienten, algunos de los síntomas de amigdalitis podrían ser los siguientes:

  • Babeo debido a dificultad o dolor al tragar.

  • No querer comer.

  • Agitación inusual.

Tratamiento

 

CUIDADOS CASEROS

El tratamiento de la amigdalitis depende de la causa. Si la causa es un virus, no hay medicina para tratarlo. Si la causa es una infección bacteriana, como la faringitis estreptocócica, su hijo necesitará tomar antibióticos. Es importante que su hijo termine el tratamiento con antibióticos incluso si se siente mejor. Si el tratamiento se detiene demasiado pronto, algunas bacterias pueden sobrevivir y volver a infectar a su hijo.

Independientemente de lo que esté causando la amigdalitis, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a su hijo a sentirse mejor. Asegúrese de que su hijo:

  • Obtiene mucho descanso.

  • Bebe mucho líquido.

  • Prueba alimentos blandos si le duele tragar.

  • Trata de consumir líquidos calientes o alimentos fríos como paletas de helado para calmar la garganta.

  • Está libre del humo del cigarrillo o cualquier otra cosa que pueda irritar la garganta.

  • Duerme en una habitación con un humidificador.

  • Hace gárgaras con agua salada.

  • Chupa una pastilla para la garganta (excepto a niños menores de cuatro años, ya que pueden ahogarse con ellas).

  • Toma un analgésico sin receta como acetaminofén. Los niños y adolescentes no deben tomar aspirina.

En algunos casos, su hijo puede necesitar una amigdalectomía.

¿Qué es una amigdalectomía y por qué mi hijo necesita una?

Una amigdalectomía es la cirugía para extirpar las amígdalas. Es posible que su hijo la necesite si:

  • Tiene amigdalitis a menudo.

  • Tiene amigdalitis bacteriana que no mejora con los antibióticos.

  • Sus amígdalas son demasiado grandes y causan dificultad para respirar o tragar.

Después de la cirugía, su hijo generalmente puede volver a la casa. Los niños muy pequeños y las personas que tienen complicaciones pueden necesitar permanecer en el hospital durante la noche. Puede tardar una semana o dos antes de que su hijo se recupere completamente de la cirugía.

Prevención

Los gérmenes que causan las anginas (amigdalitis) bacterianas y virales son contagiosos. Por lo tanto, la mejor prevención es tener buenos hábitos de higiene. Enséñale a tu hijo a realizar lo siguiente:

  • Lavarse las manos completamente y con frecuencia, sobre todo después de ir al baño y antes de comer.

  • Evitar compartir alimentos, vasos, botellas de agua o utensilios.

  • Reemplazar el cepillo de dientes después de recibir un diagnóstico de anginas.

Para ayudar a tu hijo a prevenir la propagación de una infección bacteriana o viral a otras personas:

  • Mantén a tu hijo en la casa cuando está enfermo.

  • Pregúntale al médico cuándo puede volver a la escuela tu hijo.

  • Enséñale a tu hijo a que tosa o estornude en un pañuelo de papel o, cuando sea necesario, en la parte interna del codo.

  • Enséñale a tu hijo a que se lave las manos después de estornudar o toser.

Nombres alternativos

amigdalitis o anginas.

Galería

Referencias

 

Wetmore RF. Tonsils and adenoids. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 380.

Actualizado: 12/1/2008

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc. 
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.